martes, 26 de enero de 2016



  Y no es que hablamos de desaparecer, hablamos de seguir acá pero sin querer mirar atrás. Nos restregamos lo ajeno de las vidas tan sólo para querer imitarlos. Nos revolvemos en un mundo donde todos ya no somos lo mismo y todo eso mismo seguimos siendo todos.

  No es cuestión de tristeza o de querer ser feliz. Vivimos de la realidad a la que no queremos abarcar pero a la que no tenemos el valor de abandonar cada mañana; el despertador nos vuelve a indicar que estamos acá, rodeados del canto ya naturalizado de las aves, de la danza de las ramas tras el movimiento del viento, de las risas que nos siguen dando fuerza.

  Por lo que acá seguimos...

viernes, 1 de enero de 2016

Año.


 Volver a sentir la necesidad de dormirse en los brazos de alguien, de sentir todo aquel calor que transfiere el cariño, el interés, la atención, sin exigir nada a cambio más que todo eso traducido en amor.

 Te volves a plantear las dudas de siempre. Y sí, siempre terminas respondiéndote lo mismo. Es necesario amar. Es necesario amar y por sobre todo, ser correspondido. Reconoces que todo ese amor que soñas sería más que suficiente y que todo eso sólo lo querrías para vos.

 Caer de lágrimas temblorosas, dudosas a aquel porvenir que termina tras el recorrido de tu rostro. Tu dulzura se desvanece. Tu paciencia se siente vencida. Tus ánimos, más que decepcionados. Sonreís pero sabes que el fin sólo te espera a vos sola. A vos ahí, otra vez con ganas de ilusionarte.

 Empezas un año con la vaga esperanza de seguir viviendo. Sola. Vaga esperanza de encontrar algo alguno que reemplace tus dudas por certezas y tu amor sin corresponsal por compañía.

viernes, 25 de diciembre de 2015

Navidade

Todavía me acuerdo de una navidad en tu casa Fran. Imaginate, Valen y Juli todavía creían en papa noel y no habían construido el estudio.

Me acuerdo de las mesas en el patio, de tus cajas llenas de cuetes y esa energía tan desbordada tuya de querer dar el espectáculo como cada año.

Me acuerdo de nuestras risas ya creyéndonos bastante maduros  cuando Valen y Juli salieron afuera, ambos no dejaban de recalcar que por poco no lo habían visto, pero ver como el trineo se alejaba entre las estrellas era suficiente para ellos.

Me acuerdo de las cara de culo tan típicas al ver una billetera o un collar, justamente por todo eso ya no mágico de ser 'grandes' o el año, no recuerdo si fue ese mismo, de estar con un láser cada uno y volvernos locos entre nosotros con todas esas formitas.

Yo sé que sí sos consciente de lo que pasa acá, lo odiarías. Ver como la familia cambió tanto, ver cómo se distanció y cómo la afectó tu ausencia nos quita esas innegables risas o aquellas interninables ganas de cantar 50 veces un feliz cumpleaños hasta sentir el hartazgo y la vergüenza del ajeno.

Perdón por dejar de escribirte. Yo te extraño todos los días y siento que siempre va a haber algo inconcluso por haberte ido tan rápido, todavía no creó en un ya 'nunca más' entre nosotros Fran.

Feliz navidad primo. Por ahí ya no me pinta brindar o reír tanto como ne había dispuesto pero existe el intento.

domingo, 20 de diciembre de 2015



 Y entre toda aquella paz llegan cada tanto días de abandono. Resplandecen todos aquellos eternautas de la vida que consolidan tristeza disfrazada de amor, de querer amor.

 Subamos a aquel piano de sueños que todavía nos espera; permanezcamos acá junto con aquel disfraz. Desorbitados, buscamos la felicidad de querer continuar pero nos agazapa tu sonrisa torcida, ya creída de ser olvidada a torturar recuerdos que necesitaban permanecer como perfectos.

 Yo extraño la vida. Yo extraño cada uno de nuestros recuerdos. Yo extraño vivir con tristezas melodramáticas y tu sonrisa de compañía. Reconozcamos que ya la regalaste, que perdiste toda tu inocencia y esa dulzura que conseguía que te quiera siempre un poco más para convertirte en algo irreconocible.

  La melodía de tus cielos, de mis cielos sólo reafirma que es posible seguir, seguir solos ¿Reconociste que es más fácil seguir así, sin depender de nadie, sin necesitar de nadie que te acompañe en este camino donde nuestros errores son más nosotros que nuestros pasos?

 Acabemos con la vida y con la hipocresía. Acabemos con el rencor y las pocas palabras. El asco y la violencia van de la mano de errores silenciosos que nunca se explicaron, que seguirán llenos de culpa.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Un mes pa' tras


 Marcamos la tendencia de nuestros pasos.
 Asimilamos una vida, una realidad de la que nunca fuimos parte.
 ¿A qué se debe tanta magnificencia  para el simple hecho de vivir?
 Sonreímos ante la desesperación, la desesperación de estar.

 Continuar se convierte en la tarea de unos pocos...

 Así, ella decidió continuar hacia fines que se presentarían buscando ser cuestionados. Lo largo, inesperado y metódico del tiempo es todo lo predecible con lo que querría construir su futuro.

 Sonrisas torcidas, repetidas y extrañables aparecían tras cada pisada en aquel viejo empedrado; Su largo cabello se movía al compás. Cristalizados aquellos ojos que anhelaban ser añil se estancaban con tensión en cada presencia humana que se apoderaba de su corto horizonte.


Buscando siempre un final, va... Seguimos hablando de continuar.

3-noviembre-2015

martes, 1 de diciembre de 2015

Comenzamos en diciembre, avanzando.



 Permitiéndonos existir, asumimos la vida en la que segundo a segundo estamos inmersos. Nos regalamos esa paz que tanto añoramos en los momentos más difíciles y buscamos conciliarla en toda aquella persona que la carezca.

 Asentimos, agradecidos por cada día que se nos sigue presentando asumiendo que no todo tiene que estar mal o simplemente equivocado, sólo quiere pasar. La felicidad reflejada en esos ojos que son parte de nosotros, las risas impensadas y los montones de sueños que nos quedan por festejar nos ayudan a querer continuar.

 Hoy, después de mucho tiempo me siento confiada de hablar de paz. El estrés, la tristeza y las lágrimas van a seguir existiendo, pero hoy las acompañan ganas de seguir acá.

 A respuesta de cada silencio virtuoso, de disfrute, de saciedad llega aquel suspiro de paz. Avanzamos, ya no hablamos de sentimientos estancados, queremos continuar.

sábado, 24 de octubre de 2015


Ella había ensayado su silencio centenares de veces. Sentada en un rincón, observaba a través de un espejo resquebrajado un reflejo desgastado de lo que había sido alguna vez.
Ella había esperado, había ansiado callar, la censura, el cierre. Ella sólo necesitaba sentir aquel vacío nuevamente, aquel que sentís cuando comenzas un libro nuevo y todo es novedad llenándote de una dicha inexplicable.
Perdida en el reflejo aún mudo de sus ojos, sabía a donde la llevaría su instinto. Al grito, al escape, a la afirmación de una sonrisa robada.

22/septiembre