jueves, 25 de mayo de 2017

Y a veces,  sólo a veces el destino juega con nosotros.
Nos devuelve pasado.
Nos devuelve música que ya había quedado muda en nuestros recuerdos.
Nos devuelve escenas que querían ser perfectas y se arruinaron por la adrenalina del momento, de la inmadurez, de nuestras chiquilinadas.
La paz de un feriado mocoso flashando que la vida no puede ser más injusta, que ya no hay más nada que revolver.
Errores.
La injusticia la personificamos todos. Y acá andamo.
Entrar a youtube y queriendo recuperar ese ensueño musical, empalagarme de música que me traiga felicidad salen los vídeos de la muestra (alta coincidencia,no?). Como no podía ser de otra manera,  me veo entrando y buscando los que vos protagonizabas.
Hoy por ahí no me sonrió escuchandote, por ahi ya no son esos ojos de enamorada empedernida. Pero tu voz me sigue generando esos chuchos y esas lágrimas, como siempre.

Nada. Yo quiero hablar de paz y no existe la concha de la lora.

martes, 23 de mayo de 2017

Esos momentos en los que estas estudiando una materia que ya estudiaste mil veces, se ven acompañados de mocos, dolor se garganta y soledad.
Esos momentos que sólo pinta cerrar los ojos y acomodarse en un pecho u hombro ajeno, donde pensas en que esas son situaciones donde amas. Pero, a quién amas? Quién te rescata en esos momentos donde queres ser apachuchada?
Cuando pienso en amar, en esa acción tan plena, apareces vos donde quiero mantener una imagen nítida de alguna de tus sonrisas más plenas para no revolver entre las fotos y sentirme más vacía.
Para qué amar no? Si después de todo nos vamos a sentir vacíos en algún momento. Vamos a preguntarnos si es posible sentir que alguien nos mire con amor, nos acaricie o tan sólo suspire como vos lo hiciste por mi? Hoy, tan lejano todo eso intento no alejarme de esas escenas ya desdibujadas guardando o queriendo guardar toda la belleza de mi vida con vos

domingo, 14 de mayo de 2017

Cuando hablas de sueños que remiten superación, llenos de amor de recuerdos, pero de superación instantánea, es una realidad que solamente sigue siendo ficticia.
Verte en un lugar odiabas, tan sólo un segundo, descontextualizando tu estadía ahí porque al fin y al cabo, no me interesa el contexto, me desestabilizo.
Jamás me esperaría ese golpe de realidad donde el solo ver el perfil de tu cara me haría identificarte,mil ganas de abrazarte, y no ser yo por la que estas ahí. Hoy sé que no fui parte de ese contexto, ni lo seré.

Uno a veces se imagina que todos estos meses son suficientes. Pero suficientes para qué? Sí tengo miedo a estar con otras personas, miedo a sentir amor de vuelta, miedo a no poder volver, porque todavía mi.amor lo tenes vos y la única persona con la que imagino mi vida, seguís siendo vos.

Estas cuestiones de histeria.... Despreciables. Nose, no es histeria es rejunte de emociones donde la vulnerabilidad siempre la veo en mi. Perdón. Y perdón a mi, que sólo me daño pensando si el amor puede ser eterno y sincero.

sábado, 6 de mayo de 2017

Y sí. Acá

Y cada tanto esa sensación de amor, aquella que te generaba calor en el pecho los primeros días al estar conmigo, se oprime en el mío sintiéndolo hoy vacío.
Ese vacío desencadenado al recordar la cotidianeidad de tus abrazos al llegar o los besos de comida.
Ese vacío que sólo lastima y me roba lágrimas sin importarle que yo quiero seguir, me debilita y rompe siempre un poco más .
Y acá, donde las lágrimas siempre terminan escribiendo por mí, donde la sensación que las acompaña me deja ese gusto amargo al pasar, estoy, queriendo ser mejor, fuerte. Para qué, no? Para quererme por ahí.

miércoles, 19 de abril de 2017

Y empezas, donde el camino no existe y tu resistencia es escasa.
El cielo se desdibuja por encima de tus hombros, aquellos intensos colores se mezclan en una homogeneidad inexplicable sólo queriendo ser belleza.
Tu caminar, siempre tan torpe, te dirige a la nada, queriendo recuperar el sonido de las algunas ya escuchadas melodías que te recuerdan a lo que crees que es el amor.
Tus ojos despistados se posan en cada anciano que se encuentra sentado en el parque, donde sólo queres inventarles un pasado y una compañía para cada una de esas tardes de soledad.
Ahora vos también sos soledad.
Y en tus caminares apurados, ligeros por los diagonales, aquellos con destino certero, te perdes. Cada día, te perdes.
Tus ojos, los despistados, se entrecierran entre calle y calle idealizado escenas o recuerdos que ya no están pero que cada tanto aparecen enmascarando lágrimas.
Pero seguís. Pero el camino no existe. Sólo seguís