domingo, 14 de diciembre de 2014

Me duele saber en que hay momentos en los que tu vida te consagra únicamente tras la muerte. La espera del cambio, de la sonrisa, de las pequeñas alegrías se monotoniza a la nada misma.
Intentamos cambiar, intentamos vernos mejores para luego terminar siempre en el mismo estado: la disconformidad.

Ya no existen ganas de vivir. Detengamos todo.

martes, 2 de diciembre de 2014


 Te extraño todos y cada uno de los días. Te extraño y necesito hablar de vos. Te extraño y se me viene tu risa o tus ganas de querer comer de todo a la cabeza. Te extraño y no caigo en que no voy a volverte a ver más. Te extraño y se me hace enfermizo intentar ser feliz, sabiendo de que vos ya no tenes más esa oportunidad.

 Las personas hablan de extrañar sin en verdad, sentir. Yo hablaba de extrañar sin sentir ese vacío que tengo hoy. Vivo con un vacío desde ese día en el que ya no pudiste más... No sé qué decirte Fran, yo tenía tanta fe de volver a verte bien, te juro. Perdón por no haber entrado a verte, en serio. Los dos sabemos que yo estuve ahí casi todos los días, pero jamás creí que la última imagen que me llevaría de vos sería de muchos días atrás en tu casa, jugando al preguntados. No importa, hubieras estado despierto, inconsciente o lo que sea, me arrepiento de no haberte visto una última vez, los dos sabemos que ahí tendría que haber sacrificado mis ganas o no de verte en ese estado... Me correspondía, se supone que soy una mina grande y esas situaciones no tendrían que limitarme como hicieron. Perdoname tanto, en serio, te extraño mucho.

Te juro que es extraño no verte, no escucharte, no saber que estás ahí como estabas antes. Cambiaste de papeles, vivís en mi cabeza.

 Lo que te necesito, te necesito infinito, es inimaginable. ¿Cómo se supone que anhelar felicidad está bien, sí vos ya no estás para vivirla conmigo? Es injusto y los dos lo sabemos. Es injusto.

 El año quiso compensarme, pero fue un año de mierda. El 2014 quiso ser el mejor año, mi mejor etapa. Pero fue un año que jamás querría volver a repetir, no sí vos no estás en él de principio a fin. No sé cómo hacen las personas para olvidar o superar, pero yo no puedo ni tampoco quiero. Quiero volver a estar como antes, quiero que estas cosas no pasen... Quiero que no seas una estadística más.

 Por favor, ayudame a despertar.

lunes, 1 de diciembre de 2014


 Ese resentimiento, esas eternas ganas de conseguir el rechazo, abatidas ideas que sólo nublan consciencias. ¿Qué queremos? Queremos vivir ahogados de amor, ahogados de penas, ahogados de esperanza e ilusiones. Aquí estamos, desperdiciando momentos, escenas, amores, penas, ilusiones. Nos conformamos diciéndonos incomprensibles e inconformistas, seres que vagan con mil ideas claras y al mismo tiempo, todas nubladas.

 Pasiones que buscamos que se desaten. Desastres que ansiamos que nos derrumben. Amores que esperamos que nos encuentren. Soledad, eterna y amada compañía a la que nunca queremos soltar. No somos incompresibles, no somos inconformistas. Somos seres. Seres con miles de oportunidades, oportunidades tras cada palabra o cada paso. Seres que desaprovechan constantemente toda ocasión de encaminarse a un equilibrio. Equilibrio de estar bien, de seguir buscando.

sábado, 29 de noviembre de 2014

NORMAL 1.


 Pasé quince años de mi vida en un colegio que me dio de todo. Me dio amigos, me dio hermanos, me dio alegrías, tristezas y me dio el esperado y al mismo tiempo, eternizado fin. Cuesta creer que después de pasar toda una vida ahí, termino todo.

 Era gracioso saber y señalar a una banda de personas y decir 'Ese fue amigo tal año' y ayer, nuestro último día de clases, nuestra fiesta, volvió a ser todo como era antes. Creo que volvimos muchos a cuando estábamos en primaria y sinceramente, no había bardo por nada. Pero bue, sean mis amigos o no, conocidos o personas con las que ni me llevo, fueron quince años en los que el Normal 1 fue mi segunda casa, era el orgullo de decir 'Yo voy al Normal 1' y de pensar que miles de anécdotas para contar están ahí, en esos pasillos.

 Es intenso decir y aceptar que terminó todo, que ahora hay que 'madurar' y responsabilizarse de algunas cosas porque la secundaria terminó. Ahora sólo queda valorar lo que quedó. A mis amigos del salón meado que me alegraron durante tres años todas las mañanas y que, sin intereses o motivos de por medio, yo los considero mis amigos. A los chicos con los que compartí jardin, primaria y hasta tres años de secundaria, a TODOS, porque por más de que no sean todos mis amigos, el aprecio infinito está. Y a todos los demás, jajaj, es raro de definir pero por más de que sea un colegio de mil y pico de estudiantes, una promo de más de ciento setenta pibes terminas conociendo a todos y teniendo relación con la mayoría.

 Los pasillos del Normal, no hacen más que eternizarnos. Eternizar otra promoción que lo decora, pese a las miles de trabas que pusieron los de arriba, y con orgullo admite ser del GLORIOSO NORMAL 1. La CXXII deja el colegio de la mejor manera, demostrando que somos los mejores.


martes, 18 de noviembre de 2014


Por fin llegó el día en el que me siento preparada o *inserte adjetivo similar o representativo* para hablar de esto. Hace varios meses que ya no hay amor, no hay escenas celosas o escenas de ternura. Hace meses que perdí la cuenta todo lo que había construido con vos, las fechas o los meses mismos. Los dos sabemos que el estereotipo de minitah en ese caso no me afectaba tanto.

 Sin embargo, es raro saber que no me afecto. O sí, sí me afecto pero no vivís en mi cabeza como pensé que sería. No lloré por vos, no después de volver. Lamentablemente tuve que aprender que las lágrimas solo se desprenden de mí cuando la tristeza es justificada, no cuando la tristeza es pasajera o enfermiza. Creo, no sé cuántos meses estuvimos juntos te soy sincera, que fue una relación enfermiza, ojo, genial, llena de risas y boludeces que me hicieron pensar que eras todo lo que yo quería pero enfermiza al fin.

 Hoy, escuchando a otras personas caí en la cuenta de que no sé cuán enamorada estaría de vos. Amarte, te amé. Quererte, te quiero. Pero ese sentimiento del que las personas quieren aferrarse, o ese sentimiento al que yo me quise aferrar meses atrás cuando dijiste no sentir nada por mí desapareció en absoluto. No sé sí estaba enamorada de tus risas, de tus boludeces y de tu comprensión o de todo lo que vos aceptabas de mí y yo no. No sé sí estaba enamorada de cómo me veías, de cómo me querías y cuando dejaste de hacerlo comenzó a perderse todo ¿No?

 Hay momentos desde que ya pasó todo en los que quiero mandar todo a la mierda, y por más de que yo la pasaba mal, volver con vos. Hay días enfermizos que quisiera hablarte, pasarte videos, canciones o simplemente, contarte boludeces que sé que vos las disfrutarías o las entenderías tanto como lo haría yo. Pero bueno, creo que la vida se va construyendo de ejemplos, de ejemplos y propias transiciones. Vos fuiste algo lindo, pasajero, enfermizo que ahora ya siento que no existe.

 Viví tu felicidad. No interfieras. Vivila.

viernes, 7 de noviembre de 2014

7nov.


 Uy, es difícil ver como los roles, los pensamientos, los sentimientos cambian de un año para el otro drasticamente. Quererte, admirarte, son cosas que hice toda mi vida. La intensidad cambió hoy, a un límite inimaginable.
 Antes, no me preocupaba no verte, porque sabía que vos estabas siempre. No me preocupaba que supieras cuánto te quería o cuán genial me parecías, porque se supone que son cosas que se dan por hecho. No me preocupaba de no juntarnos porque sabía que ibamos a tener tiempo,toda la vida para seguir juntos. Hoy me arrepiento de no poder haber hecho todo ese montón, de no extrañarte más, de no joderte más, de no admirarte más (y eso es mucho decir, ya que siempre te admire enfermizamente) de no reírnos más....

 Es triste saber que como este día va a haber miles. Miles de días repetitivos primo, sin vos. Miles de días donde los recuerdos siempre van a aflorar en mi mente queriendo que las lágrimas se desborden para nunca alcanzar el olvido. Es imposible olvidarte. Imposible no acordarse siempre de vos, de tu risa y de tus ganas de comer. Imposible no ver un doble en algun lugar e imaginarte ahí, haciendo de monito como siempre.

 Que me llamen enferma, loca o en cierto punto, víctima... Pero yo no puedo afrontar de que no vas a volver. No puedo permitirme entender que el mundo se lleva a las personas, a todas, sin excepciones y con vos quiso jugarse una broma así mismo llevandote. No era el momento, no era el lugar, mil cosas te faltaron pero mil dejaste.

 Gracias por tanto forro. Yo quiero volver a verte. Volver a reírnos juntos. Yo te extraño, hoy más que nunca. Yo quiero la eternidad juntos primito.

domingo, 2 de noviembre de 2014


 ¿Por qué te perdes en que sólo no hay amor? -Gritó ella con una voz triste, desesperanzada, llena de sinceridad e incertidumbre.
 Se detuvo. Su mirada continuaba estancada en una figura que se iba perdiendo tras sus pasos en las sombras. En la continuidad. Alejándola del presente y de ella. Las lágrimas se revelaron y comenzaron a caer sobre sus mejillas con cierta ira.

 Ella no buscaba el final. Ella buscaba la eternidad, la manera de continuar sin perder, el simbolismo de seguir, de intentar, de no morir. Golpeó torpemente la pared que estaba junto a ella buscando y aceptando su propia desaprobación.

 La vida se había decidido a abandonarla.