martes, 18 de noviembre de 2014


Por fin llegó el día en el que me siento preparada o *inserte adjetivo similar o representativo* para hablar de esto. Hace varios meses que ya no hay amor, no hay escenas celosas o escenas de ternura. Hace meses que perdí la cuenta todo lo que había construido con vos, las fechas o los meses mismos. Los dos sabemos que el estereotipo de minitah en ese caso no me afectaba tanto.

 Sin embargo, es raro saber que no me afecto. O sí, sí me afecto pero no vivís en mi cabeza como pensé que sería. No lloré por vos, no después de volver. Lamentablemente tuve que aprender que las lágrimas solo se desprenden de mí cuando la tristeza es justificada, no cuando la tristeza es pasajera o enfermiza. Creo, no sé cuántos meses estuvimos juntos te soy sincera, que fue una relación enfermiza, ojo, genial, llena de risas y boludeces que me hicieron pensar que eras todo lo que yo quería pero enfermiza al fin.

 Hoy, escuchando a otras personas caí en la cuenta de que no sé cuán enamorada estaría de vos. Amarte, te amé. Quererte, te quiero. Pero ese sentimiento del que las personas quieren aferrarse, o ese sentimiento al que yo me quise aferrar meses atrás cuando dijiste no sentir nada por mí desapareció en absoluto. No sé sí estaba enamorada de tus risas, de tus boludeces y de tu comprensión o de todo lo que vos aceptabas de mí y yo no. No sé sí estaba enamorada de cómo me veías, de cómo me querías y cuando dejaste de hacerlo comenzó a perderse todo ¿No?

 Hay momentos desde que ya pasó todo en los que quiero mandar todo a la mierda, y por más de que yo la pasaba mal, volver con vos. Hay días enfermizos que quisiera hablarte, pasarte videos, canciones o simplemente, contarte boludeces que sé que vos las disfrutarías o las entenderías tanto como lo haría yo. Pero bueno, creo que la vida se va construyendo de ejemplos, de ejemplos y propias transiciones. Vos fuiste algo lindo, pasajero, enfermizo que ahora ya siento que no existe.

 Viví tu felicidad. No interfieras. Vivila.

viernes, 7 de noviembre de 2014

7nov.


 Uy, es difícil ver como los roles, los pensamientos, los sentimientos cambian de un año para el otro drasticamente. Quererte, admirarte, son cosas que hice toda mi vida. La intensidad cambió hoy, a un límite inimaginable.
 Antes, no me preocupaba no verte, porque sabía que vos estabas siempre. No me preocupaba que supieras cuánto te quería o cuán genial me parecías, porque se supone que son cosas que se dan por hecho. No me preocupaba de no juntarnos porque sabía que ibamos a tener tiempo,toda la vida para seguir juntos. Hoy me arrepiento de no poder haber hecho todo ese montón, de no extrañarte más, de no joderte más, de no admirarte más (y eso es mucho decir, ya que siempre te admire enfermizamente) de no reírnos más....

 Es triste saber que como este día va a haber miles. Miles de días repetitivos primo, sin vos. Miles de días donde los recuerdos siempre van a aflorar en mi mente queriendo que las lágrimas se desborden para nunca alcanzar el olvido. Es imposible olvidarte. Imposible no acordarse siempre de vos, de tu risa y de tus ganas de comer. Imposible no ver un doble en algun lugar e imaginarte ahí, haciendo de monito como siempre.

 Que me llamen enferma, loca o en cierto punto, víctima... Pero yo no puedo afrontar de que no vas a volver. No puedo permitirme entender que el mundo se lleva a las personas, a todas, sin excepciones y con vos quiso jugarse una broma así mismo llevandote. No era el momento, no era el lugar, mil cosas te faltaron pero mil dejaste.

 Gracias por tanto forro. Yo quiero volver a verte. Volver a reírnos juntos. Yo te extraño, hoy más que nunca. Yo quiero la eternidad juntos primito.

domingo, 2 de noviembre de 2014


 ¿Por qué te perdes en que sólo no hay amor? -Gritó ella con una voz triste, desesperanzada, llena de sinceridad e incertidumbre.
 Se detuvo. Su mirada continuaba estancada en una figura que se iba perdiendo tras sus pasos en las sombras. En la continuidad. Alejándola del presente y de ella. Las lágrimas se revelaron y comenzaron a caer sobre sus mejillas con cierta ira.

 Ella no buscaba el final. Ella buscaba la eternidad, la manera de continuar sin perder, el simbolismo de seguir, de intentar, de no morir. Golpeó torpemente la pared que estaba junto a ella buscando y aceptando su propia desaprobación.

 La vida se había decidido a abandonarla.

sábado, 1 de noviembre de 2014


Hace un año estabamos cagandonos de risa juntos. Hace un año, yo me acuerdo que bajo la lluvia cruzamos el cententario en verde como locos intentando que los micros no nos pasen por arriba. Me acuerdo de que aisladitos en una mesa, nos poníamos siempre a contar anécdotas de antes. Porque vos estabas conmigo en estas cosas, vos faltabas y se notaba que yo estaba sola. Yo faltaba y vos tenías que meterte en los temas de los viejos. Las reuniones familiares sólo servían para juntarnos y hacernos poner al día sobre todo lo que nos pasaba o sobre los chusmerios más giles.

 Loco. Me dejaste sola. Con quién comparto todo esto ahora? Cada uno acá tiene a su par. Vos eras, sos el mío. Y me da cosita no verte, te sigo esperando. Creo y sigo creyendo de que vas a caer, de que me vas a abrazar y me vas a preguntar qué onda el finde,qué onda Bariloche, qué onda la promo. Por favor, extrañarte es algo de todos los días. Tengo ganas de no soltarte nunca primo. Quería que fueramos eternos juntos, pero vos llegaste primero. Seguí trepando, pero esperame.

domingo, 26 de octubre de 2014


 No me gusta pensar en los meses, en contarte como el tiempo, en contarte en recuerdos. No me gusta hablarme de subsistir, de seguir, de querer empezar. No me gusta el pasado, ni hablar de futuros incompletos.

 Pensar en los caprichos, en mi realidad. No perdamos el tiempo,

viernes, 24 de octubre de 2014

 Ver una foto tuya, ver tu cara enmarcada en un recuerdo,
 querer grabar tu risa en cada instante, tus palabras.
 Vivir con miedo al olvido, miedo de olvidarte y que sólo quede un nombre.

martes, 14 de octubre de 2014


 Miradas perdidas reflejadas en los cristales,
 aquellos motores que te llevan a todas partes,
 verte para buscarte.

 Miremos los trenes,
 pendiente de volver a verte,
 El tiempo NO EXISTE.