sábado, 26 de julio de 2014

Fran Silvestri.

Te juro que no sé cómo tomarlo primo. Yo sigo creyendo que todo es mentira y que mañana vas a venir con tu sonrisa y ganas de querer comer torta como siempre. No quiero entender de que ya no te voy a volver a ver más que en mis recuerdos, más que en el pasado que fuiste construyendo tan salvaje y recordable.
 Me da pena y bronca saber que voy a tener que despedirte. Que voy a tener que asumirlo. Es egoísta y perdón, pero sos como mi hermano por no decir que lo sos y nada. La tristeza es enfermiza y no quería conocerla en este momento y menos por vos, que vivís siempre feliz.
 ¿Qué decirte? Sé que disfrutaste a pleno estos casi veinte años, que hiciste lo que quisiste y que llegaste a ser un ídolo en todas las letras, llegaste a ser la GRAN plaga de La Plata y te hiciste un nombre para que nadie piense en olvidarte. Gracias por todas esas charlas, esas anécdotas, esos descansos que me dedicabas cuando estabamos juntos. Nos quedaron banda de cosas pendientes para hacer, pero valoro igual todo lo que vivimos juntos primito.
 Decir que te quiero es decir poco, viví toda mi vida con vos y te voy a extrañar infinitamente cada día que me lo permita. Espero que no te vayas nunca, porque yo sé que nos vamos a volver a ver. Tomaste un tren a aquella paz inigualable donde vas a seguir haciendo de las tuyas y cuando nos veamos espero que me puedas contar todas tus historias vividas.
 Creo que me pasé la vida siguiendote jaja. Tengo mil anécdotas para contar. Me acuerdo como trepabas los árboles así bien mono y yo, siendo una nena con dos años menos iba y te imitaba llegando a la mitad con veinticinco astillas. Me acuerdo que nos poníamos a ver series juntos o de la nada, enganchabamos alguna peli y lo cinefilo te salía de adentro y ya te la sabías de memoria. Me acuerdo que estando en primer grado me cuidabas como si fuese tu hermanita y cuando estabamos juntos iba de un lado para el otro siempre con vos. O estando en tercero o cuarto saltando la soga sobre que sí perdía me gustaba tal nene, justo pasaste vos y te cagaste de risa siempre atento para burlarme. Me acuerdo que el año pasado te acompañé a pintar por primera vez, porque siempre me había dado cosa y por pajera nunca había terminado yendo, en cinco minutos ocupaste un paredón sabiendo de la intercepción del tren y todo, te chupo un huevo. Y nuestra última conversación, donde prometimos volver a  los viejos tiempos, juntarnos más seguido, salir juntos, ser más amigos como antes. Se me llenan los ojos de lágrimas de que te haya pasado esto a vos que eras mi ejemplo a seguir, no sé...

 Te amo tanto, sos eterno.


domingo, 20 de julio de 2014


 ¿Por qué? Sí sólo pido volver. Volver a aquellos meses donde sólo se priorizaba aquella infinita ternura, donde las ganas de sentir sensaciones 'raras' sólo se multiplicaban y donde las palabras significaban todo, mucho más que cualquier otra cosa.
 Sentir que esos meses se perdieron, es volver al vacío. Sentir que la persona que hoy reclama todo ese amor es la misma que se encargó de desgastarlo, es irónico... Pero real. 
 Quiero verte y sonreír. Quiero ver en tu cara la misma emoción que hace diez meses, esa sonrisa perfecta y esas ganas inamovibles de buscar la mía. Quiero detenerme en esos meses y repetirlos, sabiendo que puedo ocultar todos mis errores y defectos.
 No hay ganas de mirar al mañana, sabiendo que siempre quiero apostar todo y pierdo. Siempre pierdo yo. 

jueves, 17 de julio de 2014


Te quiero tanto, sos todo un groso que sabe seguir adelante. 

miércoles, 16 de julio de 2014



 Ver las entradas y ver que mi cabeza está reflejada en un blog de mierda. Ver que mis pensamientos constantes se centran y se formulan únicamente acá, quedan marcados, quedan expuestos, quedan.

 Es enfermizo saber que sos vos el dueño de cada pensamiento y el dueño de cada palabra o sentimiento dulce que yo pueda tener. Pensar en amar, en estar, en querer estar con otra persona es tan ficticio, tan imaginario, tan imposible...

 Tal vez, yo admito, que es difícil entenderme. Soy una mina complicada se sabe, soy una mina que para querer demostrar algo da montones de miles de montones de vueltas, pero termina estando. Perdón por tanto, perdón por no ser todo eso que podría haber sido en un principio;perdón por los caprichos, las lágrimas enfermas y las caras de orto eternas. Gracias por querer dedicarte a cuidarme tanto como hoy lo seguís haciendo y sí bien yo me enojo porque siento 'posesividad' a veces te termino entendiendo.

 Perdón. No sé sí vas a entender todas las estrófitas, versos, párrafos de las entradas anteriores (Aclaremos que son para vos, indirectamente) pero quise hacer esto bastante claro por sí llegas a leerlo.

 Te amo, no sólo por estar conmigo, sino por seguir. No necesito que las personas o vos lo crean, yo siento que es así. Vos me dijiste que amar es querer compartir todo, pensar, necesitar, extrañar a esa persona. Así pasa, sin forzar

Yo siento que por más que no me salgan 'naturalmente' hacer chistes, por más que sea una cara de orto viviente cuando me pinte, por más que me haya vuelto una ploma siento que puedo hacerte feliz. Y sí no llegamos a terminar juntos, bue, mientras termines siendo feliz y logrando mantener esa felicidad...

viernes, 11 de julio de 2014

¿Fin?


 No sé cómo ponerle fin a las cosas, a los momentos, a las personas, a las historias. Me intimida el saber que siempre se llega a un final, siempre. Me intimida que la neutralidad tal vez ni exista. Me intimida perder.

 ¿Para qué finalizar? Tal vez todo te lleve a eso, a poner fin. A decir fin. A querer, ansiar el fin. Pero... ¿Y mientras? Vivimos expectantes, soñamos expectantes, escribimos expectantes de lo que va a pasar porque pese al disfrute o a la agonía el final llega.

Esperemos que el fin no llegue, esperemos que sólo sea ficticio. Pero espera conmigo


 Miedo a volver, miedo a intentar, miedo al fracaso.
 Esperanza de estar, de seguir, de empezar.
 Amores enfermizos, amores que se extrañan en silencio y nosotros.

 ¿Va a existir la felicidad otra vez?
 ¿Vamos a pensar en lo que pasa y no en todo lo que fue?
 Yo no quiero un amor de reproches, yo sólo quiero amor.

 Amor en palabras, amor en gestos, amor que exista.

lunes, 7 de julio de 2014

¿Cómo puede un hombre preso en esa red de actividades rutinarias recordar que es un hombre, un individuo único, al que sólo  le ha sido otorgada una única oportunidad de vivir, con esperanzas y desilusiones, con dolor y temor, con el anhelo de amar y el miedo a la nada y a la separatidad? 

La solución plena está en el logro de la unión interpersonal, la fusión con otra persona, en el amor. La incapacidad para alcanzarlo significa insania o destrucción de sí mismo o de los demás- 

 En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, sigue siendo dos.

 El amor es una acción, la práctica de un poder humano, que sólo puede realizarse en la libertad y jamás como resultado de una compulsión.

 'Estar continuado' no 'súbito arranque'

El arte de amar, Erich Fromm.