lunes, 25 de agosto de 2014


 Días en los que pensé que ibamos a compartir todas nuestras vidas juntos ¿Por qué? Porque somos pibes, recién empezabamos a sentir lo que era vivir o a querer empezar a vivirla. Recién pasó un mes y así, se me va a ir la eternidad sin vos... Y voy a seguir creyendo de que voy a poder verte en cualquier momento ¿Sabes?

 El tiempo tiene límites y recién podemos caer en esa realidad cuando momentos de mierda pasan. Al principio se hacen interminables, ansiosos, horribles para después eternizarse en algo que no tendría ni que existir.

 No te preocupes. Para mí, seguís estando en todos lados. Y sé que para muchísimos también... Es que, sos eterno boludo. No te jodo... Lograste eternizarte.

domingo, 17 de agosto de 2014



 Yo siento que hoy seguimos juntos pelotudito. Siento que en cualquier momento vas a caer en casa para que te cuente todas las secuencias de bariloche y yo re enferma me pasaría horas contandote todo como siempre. No sé, asimilarte no es fácil pero saber que se puede es un hermoso comienzo.

 No te voy a olvidar, vos te fuiste y un cachito de mi te quiso acompañar... Pero, seguís conmigo esperando que nos caguemos de risa y esperando que me acuerde de todas las secuencias boludas o comentarios enfermos que tirabamos.

 Yo te extraño, cada día un poquito más. Pero nos vamos a volver a ver, ya sea en sueños, en fotos o cuando despierte de todo esto. Pensar en que ya casi va a pasar un mes es re loco, re inimaginable, pero no te perdí. Nadie te perdió. Te fuiste por ahí a manijear un rato y ya vas a volver, vas a volver para joder, para gulear y con mil ganas de hablar.

 Te amo, mucho te amo. Perdón por no decirtelo lo suficiente cuando tuve en verdad miles de oportunidades. Pero una vida juntos siempre lo dijo inconscientemente.
Volver y tener una sonrisa en la cara, reconocer quiénes estan con vos y quiénes van a seguir estando y revivir mentalmente mil anécdotas es la mejor experiencia por la que una persona puede pasar. Estoy feliz de haber podido estar diez días con tantos de mis amigos y con tantos futuros nuevos amigos, feliz de reconocer donde estoy yo y feliz con tantos motivos.

 Sacando lo piola que estuvo el viaje, las excursiones, los boliches, todo... Fue todo muy perfecto. Gracias vieja por darme la oportunidad de abrir la cabeza

La banda de la bolsa, #2014

sábado, 26 de julio de 2014

Fran Silvestri.

Te juro que no sé cómo tomarlo primo. Yo sigo creyendo que todo es mentira y que mañana vas a venir con tu sonrisa y ganas de querer comer torta como siempre. No quiero entender de que ya no te voy a volver a ver más que en mis recuerdos, más que en el pasado que fuiste construyendo tan salvaje y recordable.
 Me da pena y bronca saber que voy a tener que despedirte. Que voy a tener que asumirlo. Es egoísta y perdón, pero sos como mi hermano por no decir que lo sos y nada. La tristeza es enfermiza y no quería conocerla en este momento y menos por vos, que vivís siempre feliz.
 ¿Qué decirte? Sé que disfrutaste a pleno estos casi veinte años, que hiciste lo que quisiste y que llegaste a ser un ídolo en todas las letras, llegaste a ser la GRAN plaga de La Plata y te hiciste un nombre para que nadie piense en olvidarte. Gracias por todas esas charlas, esas anécdotas, esos descansos que me dedicabas cuando estabamos juntos. Nos quedaron banda de cosas pendientes para hacer, pero valoro igual todo lo que vivimos juntos primito.
 Decir que te quiero es decir poco, viví toda mi vida con vos y te voy a extrañar infinitamente cada día que me lo permita. Espero que no te vayas nunca, porque yo sé que nos vamos a volver a ver. Tomaste un tren a aquella paz inigualable donde vas a seguir haciendo de las tuyas y cuando nos veamos espero que me puedas contar todas tus historias vividas.
 Creo que me pasé la vida siguiendote jaja. Tengo mil anécdotas para contar. Me acuerdo como trepabas los árboles así bien mono y yo, siendo una nena con dos años menos iba y te imitaba llegando a la mitad con veinticinco astillas. Me acuerdo que nos poníamos a ver series juntos o de la nada, enganchabamos alguna peli y lo cinefilo te salía de adentro y ya te la sabías de memoria. Me acuerdo que estando en primer grado me cuidabas como si fuese tu hermanita y cuando estabamos juntos iba de un lado para el otro siempre con vos. O estando en tercero o cuarto saltando la soga sobre que sí perdía me gustaba tal nene, justo pasaste vos y te cagaste de risa siempre atento para burlarme. Me acuerdo que el año pasado te acompañé a pintar por primera vez, porque siempre me había dado cosa y por pajera nunca había terminado yendo, en cinco minutos ocupaste un paredón sabiendo de la intercepción del tren y todo, te chupo un huevo. Y nuestra última conversación, donde prometimos volver a  los viejos tiempos, juntarnos más seguido, salir juntos, ser más amigos como antes. Se me llenan los ojos de lágrimas de que te haya pasado esto a vos que eras mi ejemplo a seguir, no sé...

 Te amo tanto, sos eterno.


domingo, 20 de julio de 2014


 ¿Por qué? Sí sólo pido volver. Volver a aquellos meses donde sólo se priorizaba aquella infinita ternura, donde las ganas de sentir sensaciones 'raras' sólo se multiplicaban y donde las palabras significaban todo, mucho más que cualquier otra cosa.
 Sentir que esos meses se perdieron, es volver al vacío. Sentir que la persona que hoy reclama todo ese amor es la misma que se encargó de desgastarlo, es irónico... Pero real. 
 Quiero verte y sonreír. Quiero ver en tu cara la misma emoción que hace diez meses, esa sonrisa perfecta y esas ganas inamovibles de buscar la mía. Quiero detenerme en esos meses y repetirlos, sabiendo que puedo ocultar todos mis errores y defectos.
 No hay ganas de mirar al mañana, sabiendo que siempre quiero apostar todo y pierdo. Siempre pierdo yo. 

jueves, 17 de julio de 2014


Te quiero tanto, sos todo un groso que sabe seguir adelante.